Seleccionar página

3. Vivir en el aquí y ahora

Nos preocupamos, dudamos, planificamos, soñamos y fantaseamos. Eso puede ser divertido o molesto. En cualquier caso, eso asegura que no estemos enfocados con lo que estamos haciendo en ese momento. La mayoría de las actividades las hacemos en piloto automático, mientras nuestro cerebro trabaja horas extras en ese momento. Como resultado, disfrutamos menos de nuestra comida favorita, un beso de nuestro ser querido o el sol en nuestra cara.

Si le da a un grupo de niños una bolsa de papas fritas, seguro los escuchará, todos lo pasarán bien. Cuando los niños salen a caminar, tienen un ojo para todo lo que encuentran. Viven en el aquí y ahora. Esto también nos haría bien a muchos de nosotros. Disfrutaríamos más y estaríamos menos “estresados”. No es por nada que la atención plena sea tan popular.

Pin It on Pinterest

Share This